Desde el año 2010, el tratamiento con ondas de choque extracorporales se ha empleado también para tratar la disfunción eréctil vascular. Las ondas de choque son aplicadas a diferentes puntos del pene con una dosificación de baja intensidad. El tratamiento es sencillo y no necesita anestesia.

Mejoramiento del flujo sanguíneo

El tratamiento causa una sensación en el tejido que estimula la generación de nuevos vasos sanguíneos en el cuerpo cavernoso. Eso lleva a un flujo de sangre más intenso en el pene y, consecuentemente, mejora la capacidad eréctil.

El tratamiento dura normalmente unos 15 minutos. Dependiente de la gravedad de la enfermedad y la reacción al tratamiento, se necesitan entre 6 y 10 sesiones terapéuticas de promedio.

Haga clic aquí para ver una lista de usuarios de ondas de choque en España especializados en el tratamiento de la disfunción eréctil. Estarán a su disposición para cualquier consulta.